SOPA DE CUALQUIER VERDURA

SOPA DE CUALQUIER VERDURA

La receta para hacer sopa, que puedes aprender de memoria.

El invierno ya se instaló. Y una de las cosas más ricas en esta época es un buen plato de de sopa casera.

La mayoría de las veces cocino por instinto sin seguir una receta específica. Pero cuando se trata de sopas siempre uso esta base. Espero que te guste y te sirva para nutrirte en esta época. Puedes encontrar la receta original aquí.

No necesitas caldo, crema o ningún otro lácteo para que quede rica. Basta con las verduras y una licuadora o una minipimer, que es más fácil de limpiar. Pero asegúrate de que el cabezal sea de metal o lo puedes deformar con el calor. Ahora, si tienes una máquina que calienta y licúa a la vez, hacer sopas se puede transformar en una adicción.

Sigue estos simples pasos y estarás gozando de las mejores sopas este invierno.

  1. PREPARA LAS VERDURAS

Elige los vegetales que quieres transformar en sopa y ponte a cortar. Querrás por lo menos un allium: cebolla, chalota o un puerro. El resto depende de lo que tengas en el refri. Puede ser: zapallo, zucchini, coliflor, zanahorias, betarragas, brócoli, arvejitas, etc. Mezcla un par de verduras y pélalas. Luego córtalas en pedazos uniformes de tamaño y no te preocupes por la forma.

Para una textura más gruesa (cremosa) usa una papa, pero no más porque si te pasas va a quedar chiclosa. Para darle un toque dulce agrega una manzana o pera. Hoy, por ejemplo usé una mezcla de cebolla, zanahoria, camote y manzanas para una sopa que alegra cualquier día gris.

 

  1. REHOGA LAS VERDURAS

Derrite un poco de grasa (una cucharada aprox.) en tu olla favorita. Puedes usar: mantequilla, aceite de oliva, aceite de coco; lo que quieras. A mí me gusta el aceite de oliva. Echa la cebolla o el otro allium en la grasa apenas se derrita. Deja que la cebolla (o chalota o puerro) se cocine por algunos minutos para suavizar y luego agrega el resto de tus verduras cortadas. Revuelve todo y agrega un poco más de aceite o mantequilla si necesitas. Ponle sal, revuelve otra vez y deja que todo se cocine por unos minutos, para que se suelten y mezclen los sabores.

 

  1. AGREGA AROMAS

Mientras los verduras se cocinan, agrega algunos aromáticos de la estación a tu sopa.

Jengibre picado fino y ajo siempre son excelentes opciones. También curry y cúrcuma. Una ramita de romero y/o algunas hojas de albahaca nunca están de más. Yo acabo de usar las últimas de la temporada. Otra alternativas son: tomillo, un palito de canela o un ají seco para q tu sopa sea un poco más picante.

 

  1. AGREGA LÍQUIDO

Todo lo que necesitas es agua. No hace falta caldo, ni crema ni nada. El sabor de las verduras va a resaltar mucho más si usas sólo agua. Si quieres sumar algo, pon un poco de vino o vino fortificado como el jerez, oporto o vermouth antes de agregarle el agua. Esto le puede dar una rica profundidad al sabor, pero no es esencial para el éxito de la sopa. Echa suficiente agua para cubrir todas las verduras por completo. Luego tapa y deja que hiervan. Baja el fuego y cuece hasta que estén blandas. Dependiendo del tamaño de tus vegetale, este proceso debería durar entre veinte minutos y media hora. Si el agua se evapora demasiado rápido, ponle más.

 

  1. LICÚA LA SOPA

Con la minipimmer muele alguna aromática que hayas usado: tomillo, romero o albahaca y vierte el contenido en la jarra de la licuadora. Para adelgazar la sopa, simplemente agrega agua. Para hacerla más cremosa ponle un poco de leche de almendra, avena, arroz o coco. Una cucharada de yogurt o crema ácida también son buenas opciones mientras licuas la sopa. Un chorrito de limón fresco o un pichintún de vinagre pueden ser necesarios para balancear los sabores. Y sal a gusto.

 

  1. ADORNA Y SIRVE

La comida bien presentada tiene mejor sabor. Y la sopa no es la excepción. Así que encuentra algo para hacer una espiral en tu sopa. Yogurt o crema ácida, un chorrito de aceite de oliva, chimichurri, chutney o pesto; todo se ve bien. Especialmente cuando espolvoreas con hierbas frescas picadas, semillas, frutos secos, queso rallado o crutones.

 

  1. CONGELA LO QUE SOBRE

La sopa extra es una buena cosa. Guárdala  en porciones individuales en frascos de vidrio o contenedores reutilizables (hasta las bolsas sirven), asegurándote de dejar un poco de  espacio extra en el contenedor y congélala.

 

Ahora que sabes hacer sopa de verduras puedes ir probando con diferentes mezclas.

Comparte este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *